«Que lo sepan, no vamos a rendirnos»

«Que lo sepan, no vamos a rendirnos»

Notapor Invitado » Jue Jun 07, 2012 4:03 pm

Noticia publicada el día 1 de Junio por El Díario de León

«Que lo sepan, no vamos a rendirnos»

maría j. muñiz | madrid 01/06/2012

Quince mil mineros, según los sindicatos convocantes, se dieron cita ayer en el madrileño paseo de la Castellana para llevar su protesta contra los recortes del Gobierno al sector del carbón a las mismas puertas del Ministerio de Industria. Casi 200 autobuses llegados de Castilla y León, Asturias, Aragón, Andalucía, Cataluña, Galicia y Castilla-La Mancha trasladaron a la capital la voluntad no sólo de los mineros, sino de las provincias enteras para cuya economía el carbón sigue siendo vital, de que la minas no se cierren sin más, como pretende el Gobierno. De ellos, casi 85 partieron de las cuencas mineras y la capital leonesas, que trasladaron a Madrid a unas 4.000 personas.

La marcha, que empezó con retraso sobre el horario previsto, concluyó sin embargo antes de lo pactado con las fuerzas del orden. A las puertas del ministerio, con un fuerte dispositivo de antidisturbios rodeando a los manifestantes, los ánimos en principio controlados comenzaron a enconarse hasta desatar las cargas policiales, que se saldaron con doce heridos (ocho de ellos policías, tres de los cuales fueron hospitalizados, y dos informadores gráficos) y cuatro detenidos, algunos de ellos ajenos a la protesta minera.

La protesta contó con un amplio respaldo social: desde políticos a empresarios, de alcaldes a representantes institucionales. De uno u otro signo político, a excepción en el caso leonés de los diputados y senadores del PP. Sí estuvieron los alcaldes mineros, también los populares; y los responsables del PSOE local, autonómico y nacional. Como los representantes de la UPL, y varios empresarios mineros.

Entre pancartas generales reclamando el futuro del carbón y del empleo en las comarcas mineras, la escasa distancia entre los puntos de partida y llegada de la manifestación, el estadio del Real Madrid y el Ministerio de Industria, se vio jalonada por otras exigencias, como las que recordaban que «los fondos miner son nuestros», o los que pedían al «canario» (en alusión a la patria chica del ministro de Industria) que entrara en la «jaula de la mina».

Un rosario de grupos con conjuntadas camisetas en las que cada comarca minera proclamaba la exigencia común de defensa del futuro del sector se vio acompañada de cascos y linternas mineras, y sobre todo de una interminable traca de explosiones. Muchos mineros, ya con experiencia «reivindicativa» a sus espaldas, llegaron a La Castellana con tapones de espuma protegiendo sus oídos. Y se escucharon consignas repetidas, desde la «caña, caña, caña si esto no se apaña», al «sin carbón no hay solución». Y, por supuesto, el consabido: «Aquí están, estos son, los que sacan el carbón».

El inicial ambiente de ordenada reivindicación, jalonada con fuerte sonido de petardos (en ocasiones potentes cargas de pólvora), se mantuvo dentro del control hasta la intervención de los líderes sindicales ante las puertas del Ministerio de Industria. Verjas cerradas a cal y canto con un fuerte dispositivo de antidisturbios en el interior, que vieron cómo a las pancartas colgadas en las puertas se iban sumando cargas explosivas lanzadas contra los agentes del interior. Incluso alguna que alcanzó los pisos más altos del enorme edificio ministerial contiguo, con rotura de crisales incluida.

El responsable de Minería de la Federación de Industria de CC.OO., Juan Carlos Álvarez Liébana, arengó a los manifestantes con frases como «esta es la fuerza de las comarcas mineras, que se entere el ministerio que estamos aquí». Reclamó lucha contra la intención de «acabar con la vida económica y social de las comarcas mineras»; y señaló que aunque «tras muchas horas hemos agotado el diálogo, tienen que saber que no vamos a rendirnos».

Insistió en que la minería «sólo está pidiendo lo justo, lo que es suyo», y que los trabajadores del sector «tienen los mismos derechos que los de otros a recibir ayudas, como la banca».

Por su parte el líder minero de Fitag-UGT, Víctor Fernández, abogó por mantener en todo momento la organización y el control de las protestas, y controlar el conflicto sin que nadie se desmande, porque puede ser corto o puede alargarse».

Los mineros mostraron ayer su preocupación por la duración del pulso que mantienen con el Gobierno, una vez iniciada la huelga indefinida. «Son tiempos difíciles para todos, también para aguantar sin cobrar, pero no nos han dejado otra salida», comentaban los trabajadores.

En lo que sí hay acuerdo generalizado es en la necesidad de mantener las protestas. «Los mneros no damos pasos atras. La única lucha que se pierde es la que se abandona».

Cuando, pasadas las 13.00 horas, los líderes sindicales dieron por concluida la parte «oficial» al canto de Santa Bárbara, el rifirafe entre mineros y fuerzas del orden comenzó a encresparse. Quedaba, en teoría, una hora de «protesta y petardos» ante el ministerio, ya que la movilización estaba autorizada hasta las dos de la tarde. No hubo tiempo. Los antidisturbios comenzaron a tomar posiciones frente a los mineros, increparon los manifestantes subiendo el tono, y el lanzamiento inicial de botellas y objetos a los agentes se tornó en poco tiempo sorteo de petardos por parte de los policías.

Las cargas policiales fueron arrinconando a los manifestantes en los alrededores del estadio Santiago Bernabéu, donde esperaban las decenas de autobuses que habían trasladado al grueso de los mineros, y las carreras se vieron salpicadas de golpes, con heridos en los dos «bandos» y detenidos.

Hasta pasadas las 15.00 horas se mantuvieron los agentes, apoyados por helicópteros, vigilando a los manifestantes, que fueron abandonando la zona en los autocares en los que habían llegado. Entre las informaciones cruzadas sobre el resultado de las cargas policiales y los «adelantos» de las protestas en los próximos días, dirigentes sindicales y manifestantes fueron dando por terminada la primera gran protesta del sector en Madrid.

Se fueron con un aviso: no será la última, ni pasará mucho tiempo antes de que vuelvan. Y el empeoramiento de la situación que esperan, la presión por las consecuencias de la huelga indefinida, se harán notar con proporcional contundencia en las calles de la capital. Al tiempo.

http://www.diariodeleon.es/noticias/afo ... 95299.html
Invitado
 

Volver a ¡¡¡ NO AL FIN DE LA MINERIA !!!

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron