El invierno en LLombera es muy duro debido a las grandes nevadas, pero esto no le resta belleza sino todo lo contrario, los tejados de las casas, los valles y montañas cubiertos por la nieve hacen de sus paisajes una de las estampas más bellas que se pueden contemplar.
Estas fotografías han sido realizadas por Celestino Colín.